Las claves del éxito para comprar una buena farmacia

Hay muchas farmacias a la venta en el mercado, pero comprar una buena requiere tener muchos aspectos en cuenta. Una farmacia será “buena” para nosotros cuando cumpla nuestras expectativas; pero más allá del aspecto subjetivo o casi emocional, hay algo universal en lo que debemos fijarnos y sobre lo que debemos reflexionar: ¿podemos aumentar su rentabilidad?

Si reinvertimos los beneficios en el propio negocio, las mejoras son evidentes

La respuesta a esta pregunta se encuentra principalmente en dos cuestiones: saber comprar y saber vender.

reinvertir beneficio

SABER COMPRAR

Esto es primordial. Una buena gestión en las compras, así como un control del stock que tenemos, nos reportarán unos beneficios claros. Pero en este aspecto, ¿tiene margen de mejora la farmacia que estamos pensando comprar?

Si hacemos las cosas bien y reinvertimos los beneficios en el propio negocio, las mejoras son evidentes:

De cara al cliente, si nuestros artículos tienen precios mucho más atractivos, contribuirán a la fidelización. También venderemos más y, consecuentemente, aumentaremos el margen bruto.

Podremos minimizar las faltas de medicamentos y del resto de artículos disponibles para el consumidor.

Con un cuidadoso control en las compras, revisando y eliminando el stock poco rentable, evitaremos pérdidas.

SABER VENDER

La buena marcha de una farmacia, como en casi cualquier otro negocio, depende mucho de la atención al público. Hay que saber detectar las necesidades de los clientes pacientes y dar buen consejo farmacéutico.

El boticario es un profesional sanitario y por ello, el trato con el cliente en la farmacia se distingue del de cualquier otro comercio. La función que este desarrolla cumple con una misión imprescindible, y en este sentido, su buen hacer en pro de la salud del paciente generará una confianza, fidelizando a la clientela.

Pero claro, tampoco se puede obviar que la oficina de farmacia es un negocio, en el que se debe rentabilizar la inversión y proporcionar beneficios al titular.

Por eso es importante poner un interés destacado en aumentar la facturación y obtener un buen margen de ventas.

Estos dos apartados deben ser analizados a la hora de adquirir una farmacia, considerando si esta alberga oportunidades aún por mejorar. 

¿DEBEMOS PAGAR LO MISMO POR DOS FARMACIAS QUE TIENEN IGUALES FACTURACIONES?

La respuesta es NO, no debemos pagar lo mismo. ¿Por qué? Porque las farmacias con facturaciones similares pueden tener rentabilidades muy diferentes. Las razones son varias y fundamentalmente se deben a dos motivos:

-Los gastos: aunque facturen igual, los gastos de una pueden ser superiores a los de la otra.
-El porcentaje de productos de venta libre: en el desglose de ventas, hay que comprobar el porcentaje de estos respecto a los de Seguridad Social. A mayor porcentaje de productos de venta libre, mayor rentabilidad.

OTROS ASPECTOS A CONSIDERAR

Conviene preguntarse si la farmacia que queremos comprar está bien gestionada por su actual dueño y si podríamos mejorar su rendimiento una vez que pase a nuestras manos. Consideremos algunas variables:

  • Ubicación y clientela: ¿Hay posibilidades de que se hagan nuevas construcciones a corto plazo? Las necesidades de la población de nuestra área de ¿están cubiertas por esta farmacia?
  • El local: analicemos si podríamos optimizar el espacio y si una reforma nos ayudaría a aumentar las ventas.
  • El personal: ¿está recibiendo formación y actualizando sus conocimientos? ¿Gozan
    de incentivos económicos y emocionales que estimulen un mayor esfuerzo?
  • Software de gestión: directamente relacionado con la formación de los empleados: si tenemos un buen sistema y los trabajadores saben sacarle partido, podremos optimizar funciones en cuanto a la confección de pedidos, inventario, estudios de rentabilidad, etc.

LA PLANIFICACIÓN ECONÓMICO-FISCAL

Más allá de las consideraciones anteriores, no es menos importante estudiar los aspectos fiscales de nuestra futurible oficina de farmacia. Conocerlos puede ayudarnos a ahorrar mucho y pagar menos. Hacienda, como mínimo, se lleva el 20% de los beneficios.

A la hora de calcular los beneficios fiscales de la farmacia, se tiene en cuenta la inversión en Fondo  de Comercio que obtenemos al comprar la farmacia y que nos permitirá, gracias a la amortización de la inversión, un ahorro considerable.

¿Y esto cómo funciona?

Deberemos planificar con nuestro asesor la manera de aplicar dicha amortización en función del tipo de farmacia y el resultado de pagos a Hacienda. Hay varias opciones:

-El 5% anual de su valor en un plazo de 20 años.
-El 7,5% anual, en 13,3 años (amortización acelerada). Sin duda, esto repercute en un
importante ahorro fiscal para el comprador, aumentando el rendimiento de la oficina de farmacia.

En resumen, compre de forma óptima, es decir, que el precio pagado le permita tener excedentes y no suponga saldos negativos a final de año.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s